She is so sweet!
LAS CRÓNICAS DE ELLA#5

Entre en mi cuarto dando un fuerte portazo. El aire era denso, escaso y con la respiración agitada no sabía aprovecharlo. Me ahogaba. Me tiré sobre la cama, intentando ahogar mis gritos con la almohada, pero estos son tan potentes que seguían resonando en la habitación. No había forma de acallarlos.
La habitación parece caérseme encima, pero nada puede cambiarlo.

Es estúpido. Siempre tenia que estropearlo todo.
Resoplo molesta, sin saber que hacer. Narcisa me mira desde el estante, sin saber qué hacer. Las manos me tiemblan, el corazón parece querer salírseme del pecho y nada parece tener sentido. No sin él.

¿Cómo se podían tirar a la basura tantos recuerdos y momentos; tantos sentimientos, sin el menor resquicio de importancia? ¿Cuándo se acabó todo? ¿Dónde está el principio y el final de todo?

Normalmente las cosas fluyen, no por el destino, sino por nuestras decisiones, pero hay veces, que las decisiones simplemente se nos escapan de las manos ya que otros escogen por nosotros. ¿Cómo saber cuando empieza algo? ¿Cómo se puede prever el final?
¿Cómo podemos conseguir que no duela tanto?
¿Acaso alguien puede saberlo?

Me levanto el tiempo justo para correr las cortinas y bajar las persianas, aunque algún rayo atrevido sigue iluminando la habitación. Hasta el canario calla y se guardaba su canto, oyéndose sólo, los llantos de esta estúpida cría.
Cuando me levanto, nada parece tener algún propósito. Dicen, que si duele es que estás vivo. 
 Pues creo que no ha habido en la historia nunca nadie que odiara la vida tanto como yo en este momento.

Molesta cogí una caja de música que tenia en la repisa, junto a Narcisa y lo tiré contra el espejo que adornaba la pared de mi cuarto, asqueada ante la vista que me ofrecía.

"Siendo así, quién va a quererte, estúpida?" - Me pregunté; y no supe que contestarme. Y me odié a mi misma un poco más. Llorando, me agaché a coger aquel estúpido regalo. Esa misma noche había soñado con él.


"Apoyada en el marco de la puerta, miro con desprecio el interior de la habitación. Apenas puedo recordar alguna noche en aquella estancia, sin estar llorando por tu culpa. Y ahora, decidida a abandonarte, no puedo apartar la mirada de este asqueroso lugar. Mis ojos se mantienen fijos en las almohadas de nuestra cama, donde tantas lágrimas han sido vertidas.

Con parsimonia, cojo mi mochila y me la echo al hombro, dándole en el proceso, un fuerte golpe a la ventana que se encuentra a mi lado. Girándome bruscamente, me percato de que esta se a abierto con fuerza a causa de la tormenta que hay en el exterior y ha hecho caer la mayoría de objetos que estaban en el tocador. Me acerco a recogerlo todo rápidamente, después de cerrar la maldita ventana, aún con la mochila en mi hombro, cuando las notas de una agonizante melodía me llegan desde debajo de la cama.

Mi cuerpo está inmóvil e instintivamente, he cerrado los ojos, reconociendo en la melodía, hasta la mas ínfima nota. Con el cuerpo agarrotado, me acerco hacia aquel lugar, levantando con sutileza el telón que cubre el portal a mis recuerdos.

El primer regalo que me hiciste... la pequeña caja de música.

Con dificultad, cojo la cajita, aun manteniéndola abierta y la examino lentamente. Paladeando con suavidad y desespero cada nota... Entendiendo, que es inútil que intente marchar de tu lado... puesto que sé de antemano, que voy a volver.

Dejando caer con resignación mi mochila, me levanto lentamente. Mi mirada se oscurece a cada vuelta de la pequeña manija que da cuerda a la pequeña cajita mientras que, con suavidad, la dejo encima de la almohada, permitiendo que las notas de la lastimosa melodía penetren en mis recuerdos, restableciendo de nuevo las etéreas cadenas que me mantienen en este lugar... encogiéndome en la cama y echándome a llorar.


Una vez más."

Amor....estúpido amor.




Aleex.
0 Responses

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Busca busca! o.ó